• Teresa quería un teléfono para su gato

    Teresa tenía un gato. El gato era Mitch, y Mitch no estaba contento porque no tenía un teléfono. Teresa quería un teléfono para Mitch.

    Teresa fue a Best Buy. Un chico estaba en Best Buy. El chico vio a Teresa y le dijo, “Hola. Bienvenida a Best Buy. Soy Bob. ¿Qué quieres?”

    Teresa dijo, “Quiero un teléfono.”

    Bob dijo, “Muy bien. ¿Quieres un teléfono para quién?”

    Teresa le dijo a Bob, “Quiero comprar un teléfono para Mitch, mi gato.”

    Bob dijo, “No sé …”

    Teresa le dijo, “¿Tienes un gato?”

    Bob dijo, “Sí. Tengo un gato.”

    Teresa dijo, “¿Tu gato tiene un teléfono? Quiero un teléfono para mi gato porque no está contento.”

    Bob dijo, “Mi gato no tiene un teléfono. Mi gato tiene un Mac. Tengo un Mac. ¿Quieres comprar el Mac?”

    Teresa dijo, “No quiero comprar un Mac. Mitch quiere un teléfono.”

    Bob dijo, “Lo siento.”

    De Best Buy, Teresa fue a Lowe’s. Había una chica en Lowe’s. Teresa vio la chica y le dijo, “Hola. ¿Quién eres?”

    La chica dijo, “Soy Alex. ¿Qué quieres?

    Teresa le dijo a Alex, “¿Tienes un gato?”

    Alex dijo, “Sí. Tengo un gato.”

    Teresa dijo, “¿Tu gato tiene un teléfono? Quiero comprar un teléfono para mi gato porque él está triste”

    Alex dijo, “Mi gato no tiene un teléfono. Mi gato tiene un XBox. Tengo un XBox. ¿Quieres comprar el XBox?”

    Teresa dijo, “No quiero comprar un XBox. Mitch quiere un teléfono.”

    Alex dijo, “Lo siento.”

    De Lowe’s, Teresa fue a Albertsons. Sam estaba en Albertsons. Teresa le dijo a Sam, “¿Tienes un gato?”

    Sam dijo, “Sí. Tengo un gato.”

    Teresa le dijo a Sam, “¿Tu gato tiene un teléfono? Quiero un teléfono para mi gato.”

    Sam dijo, “Sí, mi gato tiene un Samsung, y está muy contento. Tengo un Samsung. ¿Quieres comprar el Samsung?”

    Teresa dijo, “Sí. Quiero comprar el Samsung para Mitch.”

    Sam le dio el Samsung a Teresa, y Teresa le dio el teléfono a Mitch. Mitch estaba contento, y Teresa estaba contenta.