• ¿Dónde puedo vivir?

    Tony vivía en Seattle, y no estaba contento. No le gustaba vivir en Seattle porque siempre llovía. Tony pensaba: “Me gustaría vivir en otra ciudad. No me gusta la lluvia.”

    Tony tenía un amigo en Phoenix, Arizona. El amigo se llamaba Larry. Tony salió de Seattle y fue a Phoenix para ver a Larry. Tony habló con su amigo: “No me gusta vivir en Seattle porque siempre llueve. ¿Cómo está Phoenix? ¿Llueve aquí?”

    Larry contestó, “Nunca llueve en Phoenix.”

    Tony pensaba que quizás le gustaría vivir en Phoenix. Estaba en Phoenix un día, y estaba contento. Al día siguiente, vio que hacía calor. Le preguntó a Larry, “¿Hace mucho calor en Phoenix?”

    Larry contestó, “Sí, siempre hace calor aquí.”

    Tony preguntó, “¿Cuánto calor hace?”

    Larry dijo, “Hace mucho calor. Pero está bien. Me gusta el calor.” 

    Tony dijo, “A mí no me gusta el calor. No quiero vivir aquí. Quiero buscar otra ciudad para vivir.”

    Tony tenía una amiga en Minnesota. Rosa vivía en Winona. Tony llamó a Rosa. Le dijo, “Sabes que vivo en Seattle, pero me gustaría vivir en otra ciudad. No me gusta Seattle, porque siempre llueve. Tengo un amigo en Arizona, pero no me gusta Arizona porque hace mucho calor. ¿Cómo está Minnesota? ¿Hace calor en Winona?”

    Rosa contestó, “Nunca hace calor en Winona.”

    Tony preguntó, “¿Llueve mucho?”

    Rosa contestó, “Llueve a veces.” 

    Tony dijo, “Quizás me gustaría vivir en Minnesota. “Hay problemas en Minnesota?”

    Rosa dijo, “No hay problemas exactamente, pero hace frío aquí.” 

    Tony preguntó, “¿Cuánto frío hace?”

    Rosa contestó, “Hace mucho frío.”

    Tony dijo, “Quizás no me gustaría vivir en Minnesota. Gracias.”

    Tony pensaba, “¿Adónde puedo ir ahora? Voy a ir a Florida, para ver a mi amigo, Miguel.” Salió de Arizona y fue a Naples, Florida. Le preguntó a Miguel, “¿Hace frío en Florida?”

    Miguel dijo, “Nunca hace frío aquí.”

    Tony preguntó, “¿Hace calor aquí?”

    Miguel contestó, “A veces hace calor, pero no hace mucho calor.”

    Tony preguntó, “¿Llueve mucho?”

    Miguel contestó, “Llueve a veces, pero no es un problema.”

    Tony dijo, “Quizás me gustaría vivir aquí. ¿Hay problemas aquí?

    Miguel dijo, “No hay problemas exactamente, pero a veces hay un huracán.”

    Tony dijo, “No me gustaría un huracán. Necesito buscar otra ciudad.”

    Tony fue a Anaheim, California, para ver a su amigo Ricky. Le dijo, “No quiero vivir en Seattle porque hay mucha lluvia. No me gusta Arizona porque hace mucho calor. En Minnesota hace mucho frío, y en Florida hay huracanes. ¿Cómo está California?”

    Ricky contestó, “A mí me gusta vivir aquí. Nunca hace frío. Nunca llueve. A veces hace calor, pero no mucho. No hay huracanes. Hay mucha gente, y a veces hay terremotos o incendios.”

    Tony dijo, “Gracias. No quiero vivir donde hay incendios y terremotos.”

    Tony pensaba, “¿Dónde puedo vivir? No me gusta el frío. No me gusta cuando hace mucho calor. No me gusta cuando llueve mucho, o si hay huracanes o terremotos.”

    Tony fue a Seattle. Fue a la casa de su mamá, y le dijo, “Mamá, no me gustaba vivir en Seattle porque hay mucha lluvia. Tengo un amigo en Phoenix, pero no quiero vivir en Arizona porque siempre hace calor. Tengo una amiga en Minnesota, pero no me gustaría vivir en Minnesota porque hace mucho frío. No quiero vivir en Florida por los huracanes, y no quiero vivir en California por los terremotos. No me gusta la lluvia, pero al final, quiero vivir aquí en Seattle. Hay mucha lluvia, pero también mi familia está aquí, y quiero vivir con mi familia.”

    La mamá de Tony estaba contenta, y Tony estaba contento.