• La fiesta de fantasmas

    Darrel vivía en Wichita Falls, Texas. El lunes, él vio a su amiga Kelly, y ella le dijo, “Hay una fiesta de fantasmas en el parque el viernes, si no llueve.”

    Darrel dijo, “¡Fantástico! Quiero ir. ¿Tú también vas a ir?”

    Kelly contestó, “No me gustaría una fiesta de fantasmas, pero sé que a ti te gustaría.”

    Darrel dijo, “Muy bien. Gracias.”

    El lunes llovía, y Darrel estaba preocupado. Pensaba: “Si llueve el viernes, no hay fiesta.” El martes no llovía, y el día estaba perfecto. Darrel estaba contento. Llamó a su amigo Hunter, y le dijo, “Hay una fiesta de fantasmas en el parque. ¿Quieres ir?”

    Hunter contestó, “¡Fantástico! ¿Cuándo es la fiesta?”

    Darrel dijo, “Es el viernes, si no llueve.”

    Hunter dijo, “Lo siento. No puedo ir porque tengo que trabajar el viernes.”

    Darrel preguntó, “¿Dónde trabajas?”

    Hunter contestó, “Trabajo en Burger King.”

    Darrel dijo, “Yo trabajo en Dairy Queen, y no tengo que trabajar el viernes.”

    El miércoles, hacía frío, y Darrel estaba preocupado. Pensaba: “Sé que no hay fiesta en el parque si llueve. No sé si hay fiesta si hace frío.”

    Por la tarde, Darrel vio a Lucy. Le dijo, “Hay una fiesta de fantasmas en el parque el viernes. ¿Quieres ir?”

    Lucy contestó, “Lo siento. No puedo.”

    Darrel preguntó, “¿Por qué?

    Lucy dijo, “Mi amiga llegó hoy de Lubbock. Ella juega fútbol, y tiene un partido el viernes. Necesito ir con ella al partido.”

    Darrel preguntó, “¿Cómo se llama tu amiga?”

    Lucy contestó, “Se llama Chelsea.”

    El jueves llovía otra vez, y Darrel estaba preocupado. Pensaba: “Si llueve mañana, no hay fiesta.” Llamó a su amigo Frank, y le preguntó, “¿Quieres ir conmigo a una fiesta de fantasmas mañana?”

    Frank contestó, “Lo siento. No puedo porque voy a ir con mi familia al rodeo.”   

    El viernes había nubes por la mañana, pero por la tarde el sol salió y el tiempo estaba perfecto. Darrel estaba muy contento. Pensaba, “No llueve. ¡Voy a la fiesta!”

    Darrel fue al parque y no vio a nadie. No había personas en el parque. Pensaba, “¿Dónde está la fiesta?” Llamó a Kelly y le dijo, “Hoy es el día de la fiesta y no llueve. Estoy en el parque, pero no veo a nadie.”

    Kelly dijo, “No es una sorpresa. Si la fiesta es de fantasmas, es lógico que no ves a nadie. No es posible ver los fantasmas. Pero hay pizza y videojuegos en mi casa, y no soy fantasma.”

    Darrel dijo, “Está bien. Voy a tu casa.”